Cooking D.I.Y.
29 de mayo de 2013

Ingredientes

(Para 3):

— 500 g de caracoles precocidos

— 150 g de panceta curada

— 600 g de tomate triturado

— 2 dientes de ajo

— 1 cebolla

— 2 guindillas cayenas

— 1 cucharada grande de salsa Worcestershire

— 1 cucharada grande de mostaza a la antigua

— 100 ml de vino tinto

— Sal y pimienta

— Aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Ocasiones especiales, Segundos, Verduras,

Música

Batman Theme - The Marketts


¡Caracoles!

Dos figuras corren por un callejón. Una está completamente enfundada en un traje gris con capa negra. La otra, más estrafalaria, lleva camiseta roja, calzones —botas y guantes— verdes y capa amarilla. Ambos protegen sus identidades con un antifaz. De repente, se paran, levantan la vista hacia el cielo, se miran, asienten, sacan un artilugio que llevan colgado del cinturón y disparan sendos garfios que se enganchan en un saliente del edificio. A continuación, empiezan a ascender. Sus pasos están coordinados y parecen seguir un ritmo que hace que posen y levanten sus pies en la pared al mismo tiempo. Tras unos cuantos metros, se abre una ventana y un señor muy bien peinado pregunta qué hacen allí. La respuesta de uno de los dos enmascarados parece satisfacerle, así que se despide muy educadamente y vuelve a sus asuntos sin más dilación. Las dos figuras continúan su ascensión hasta que la que va delante, la del disfraz estrafalario, suelta una expresión políticamente correcta y bastante ridícula. En inglés, sería algo así como «Holy ________ (aquí entran palabras como sardinecostume party o jumble), Batman!». En español, diría «¡Caracoles!» o «¡Santos batitubos!». Obviamente, hemos salido ganando con el cambio. O no.

P. D. Los caracoles congelados no molan tanto como los naturales, pero estos últimos requieren una limpieza que no estaba dispuesto a llevar a cabo, al menos por ahora.

1 – Sumergimos los caracoles en agua templada hasta que se descongelen. A mí me ha llevado alrededor de una hora.

2 – En una olla, doramos la panceta junto con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

3 – Añadimos las cayenas, las mareamos durante unos 5 minutos y las retiramos. Entonces, incorporamos la cebolla y el ajo bien picados, salpimentamos —la sal con moderación— y rehogamos a fuego medio durante unos 15-20 minutos.

4 – Mojamos el sofrito con el vino tinto, esperamos a que el alcohol se evapore, agregamos la mostaza, la salsa Worcestershire y el tomate triturado. Esperamos a que levante el hervor, bajamos el fuego para que este sea pausado y dejamos cocer por espacio de 40 minutos.

5 – Transcurrido ese tiempo, añadimos los caracoles, que ya deberían estar descongelados, y los dejamos cocer media hora. Pasado ese tiempo, probamos, corregimos la sazón y servimos. Si lo dejamos de un día para otro, mejora una barbaridad.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top