Cooking D.I.Y.
22 de agosto de 2013

Ingredientes

(Para 2):

— 4 caballas sin cabeza, evisceradas y cortadas en dos

— 1 cucharada pequeña de pimentón de la Vera

— 1 diente de ajo grande o 2 pequeños

— 1 cucharada pequeña de comino en grano

— 1 cucharada pequeña de orégano

— 2-3 granos de pimienta

— 9 cucharadas pequeñas de vinagre de vino

— 50 ml de vino blanco

— Sal

— 4 cucharadas pequeñas de aceite de oliva virgen extra

 

Incluye

Pescados y Mariscos, Segundos,

Música

Blitzkrieg Bop - Ramones


Caballa en adobo frita

Han hecho falta cinco días en Santa Elena con unos cuantos amigos para darme cuenta de lo fácil que era volver a empezar. Después de meses de ritmo frenético; de la obligación de cocinar para cuatro personas cada día; de tener que anotar, recordar o inventar recetas; y, por último, de hipotecar cada una de mis comidas, terminé por cansarme. Miraba las sartenes, ollas, cuchillos, tablas y cucharones casi con odio. Me costaba la propia vida encender el fuego y poner agua a calentar para cocer patatas. Me aburría una fotografía del plato con el móvil, editarla, añadirle el marco blanco de rigor, ir a Facebook para ver el número de imagen y colgarla tanto ahí como en Instagram. Por todo eso, decía, han hecho falta cinco días en Santa Elena. Adiós al móvil —solo a mano para tener Spotify a toda hostia— y a las redes, adiós a los datos consumidos al mes, adiós a la esclavitud. Hola, pescado frito. Hola, salmorejo. Hola, tortilla de patatas. Hola, comilonas multitudinarias en las que nos chupamos los dedos, nos reímos, mojamos pan en el aliño de la ensalada y bebemos tres tintos de verano con cada plato. Hola, meriendas que empiezan a las cinco y terminan a las nueve. Hola, al fin y al cabo, felicidad.

1 – Machacamos en el mortero el comino y la pimienta. Añadimos el ajo junto con un poco de sal gorda y lo trabajamos hasta hacer una especie de puré. Agregamos el pimentón, el orégano, el vinagre, el vino blanco y un poco de sal, y removemos bien. Por último, incorporamos el aceite y un dedo de agua y lo mezclamos.

2 – Mojamos las caballas con este adobo, las tapamos con film transparente y las dejamos en la nevera 1 hora. Pasado ese tiempo, les damos la vuelta y las dejamos otra hora.

3 – Calentamos bien dos dedos de aceite de girasol en una sartén. Mientras tanto, pasamos los trozos de caballa por harina de trigo. Antes de meterlos en la sartén, golpeamos suavemente unos contra otros para retirar el exceso de harina.

4 – Freímos los trozos de caballa durante un par de minutos por cada lado. Los retiramos a un plato con un trozo de papel absorbente y los servimos inmediatamente.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top