Cooking D.I.Y.
14 de mayo de 2014

Ingredientes

(Para 4):

— 4 caballas, evisceradas, sin espinas y separadas en dos

— 20 tomates cherry

— 1 aguacate

— 1/2 cebolla morada

— Zumo de 1 limón

— Zumo de 1 naranja

— Aceite de oliva virgen extra

— Sal y pimienta

 

Caballa con aguacate, cherry y cebolla morada

Que se parta la cara

Que lo haga por lo que sea, pero que lo haga. Aunque el sentido brille por su ausencia y la causa no le vaya a llevar a ningún lado. Aunque el muro con el que se topa sea tan alto que no haya manera de escalarlo. Aunque se esté equivocando. Especialmente si se está equivocando, de hecho. Que disfrute, grite, riña con sus padres, corra, sufra y se pelee a sus quince, dieciséis, diecisiete o dieciocho primaveras. Que años más tarde se avergüence de ello. Que años más tarde de esos años más tarde acepte quién era y se reconcilie con su yo adolescente. Que ame. Que le rompan el corazón y se dé cuenta de lo jodido que es. Que luego se lo rompa a alguien y se sienta como una mierda por ello. Le ayudará a entender un puñado de cosas y le dará un rarísimo tipo de tranquilidad. Que escuche a sus mayores, pero nunca en exceso porque el mundo no les pertenece. Ya no. Que también escuche a la gente de su edad y lo relativice todo porque la juventud trae de la mano arrogancia en grandes dosis. Que sepa que llorar no es tan malo como lo pintan ni un motivo para avergonzarse. Que aprenda a valorar los momentos de risa incontrolable, esa por la que el profesor le echa de clase con un broncazo, pues cada vez serán menos frecuentes y con el tiempo el recuerdo se volverá más difuso. Que viva, al fin y al cabo, pero que viva a su manera.

1 – Cortamos la cebolla en tiras finas y la ponemos a macerar en el zumo de limón y naranja durante un mínimo de una hora.

2 – Sacamos las caballas unos 20 minutos antes de que vayamos a cocinarlas.

3 – Precalentamos una sartén antiadherente a fuego medio-alto. Mientras coge calor, cortamos los tomates cherry por la mitad. Después, cortamos el aguacate longitudinalmente, giramos ambas mitades de manera opuesta y las separamos. Damos un golpe firme con el cuchillo en el hueso, lo giramos unos 90º y lo retiramos. Retiramos la piel, lo cortamos en cubo y lo juntamos con los tomates y la cebolla macerada.

4 – Cuando la sartén esté caliente, colocamos los filetes de caballa con la piel hacia abajo y los hacemos entre medio minuto y 45 segundos. Les damos la vuelta con cuidado, los dejamos otros 20 segundos y apagamos el fuego. Es importante no amontonar los filetes en la sartén e ir haciéndolos por tandas en su lugar.

5 – Servimos un par de filetes de caballa por plato, salpimentamos y colocamos encima el aliño de aguacate, cherry y cebolla morada.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top