Cooking D.I.Y.
10 de marzo de 2014

Ingredientes

(Para 2):

— 1 burrata de 250 g

— 2 rebanadas de pan

— 6 hojas de salvia fresca

— 1 rama de romero fresco

— Pimienta negra molida

— Aceite de oliva virgen extra

 

Bruschetta con burrata, salvia y romero

Sorpresas te da la vida. A veces, tira la casa por la ventana y da burratas a cuatro euros. Burrata, susurra en mi interior una voz muy parecida a la de Scarlett en Her. ¿Cómo describirla? ¿Como el equilibrio perfecto entre mozzarella, mantequilla y nata? ¿Como una lujuriosa a la par que elegante bola de brillante cubierta láctea e interior lascivamente cremoso? ¿Como el único queso del que puedo decir sin que me tiemble la voz que es mi favorito? El placer del primer mordisco es solo comparable al de volver a sentir en el ambiente el olor de los bizcochos del fin de semana de mamá, tan delicioso como efímero. Entonces se vuelve ácido. Ahí es cuando el paladar se inunda del gusto de la leche fresca italiana. Otro mordisco y crees saborear los mismos prados que recorrieron, masticaron y rumiaron las vacas de Puglia de cuyas ubres salió. Otro mordisco y estás en la trattoria de Trastevere en la que la probé por primera vez, llena de gente, ruido, platos amontonados, conchas de mejillones en el suelo y camareros estresados. Otro mordisco y ya hay más ganas que chicha en el plato. Un trago de cerveza, un poco de sol en la cara y la perspectiva de comer canelones en un par de horas. Queda sábado para rato.

1 – Tostamos las dos rebanadas de pan.

2 – Mientras tanto, picamos bien la salvia a cuchillo y separamos las hojas de romero de la rama.

3 – Cuando el pan esté tostado, cortamos un ajo por la mitad y lo restregamos por una cara de ambas tostadas.

4 – Ponemos el pan en un plato hondo, colocamos la burrata encima, cortamos su parte superior con ayuda de un cuchillo y aliñamos con aceite de oliva virgen extra, un toque de pimienta, la salvia picada y las hojas de romero.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top