Cooking D.I.Y.
14 de agosto de 2012

Ingredientes

(Para 1):
— 3 lonchas finas de una buena mortadela italiana
— 2 lonchas de queso
— 1 puñado de rúcula
— 2 cucharadas pequeñas de mostaza de Dijon
— 2 pepinillos

— Sal y pimienta
— Aceite de oliva

 

Bocadillo de mortadela

He de reconocerlo, estoy enganchadísimo a The Sopranos. Es un gozo ver cómo Tony Soprano entra en la cocina, abre la nevera, saca un paquete de embutido y se pone a comer como si no hubiera mañana. A pesar de que la mayoría de la gente la verá como una serie de mafiosos, yo también le encuentro una importante carga gastronómica y he de decir que estoy fascinado con los platazos de comida que aparecen en la serie y los banquetes que organizan, dignos de la mismísima Game of Thrones. Como me estoy enrollando en exceso, iré al grano. Un día me levanté, se me antojó muchísimo un bocadillo de mortadela y decidí ponerme a ello. Como últimamente estoy un tanto sibarita, me negué en rotundo a que fuera un bocadillo de mortadela con aceitunas y mantequilla I-can’t-believe-it’s-not-butter! (que, por otro lado, ni hay ni habrá en casa), tenía que usar un buen producto. Obviamente, la mortadela es para comerla/comprarla en Italia, pero encontré una muy decente en el supermercado, con una textura menos grasa de lo habitual.

1 – Cortamos el pan y untamos una mitad con la mostaza.

2 – Picamos los pepinillos lo más finamente posible. Los disponemos en la otra mitad del pan.

3 – Aliñamos la rúcula con sal, pimienta y aceite de oliva.

4 – Colocamos la mortadela encima de la mitad del pan untada con mostaza, el queso en la otra mitad, disponemos la rúcula por encima y cerramos el bocadillo.

Últimos comentarios

Contactar

Top