Cooking D.I.Y.
03 de mayo de 2013

Ingredientes

(Para 4):

— 240 g de harina de trigo

— 8 g de impulsor (o levadura) químico

— 110 g de azúcar moreno

— 100 g de aceite de girasol

— 3 huevos

— 125 g de yogur

— 3 vainas de cardamomo

— 20 granos de anís

— 1 pera

 

Bizcocho de pera, cardamomo y anís

Castellón, día dos. Mayo, día tres. No seguiré con esta secuencia porque es estúpido, egocéntrico y la gente sabe contar. Un día, hace meses, cuando todavía estaba en plena fiebre del cardamomo —ahora sigo con ella, pero no tengo moldes para bizcochos, así que el blog se librará, de momento, de más postres de ese tipo—, me desperté a eso de las seis y pico de la mañana. No podía dormir, así que me metí en materia y acabé por lograr lo que me había propuesto: preparar un bizcocho y desayunarme un cuarto de él no más tarde de las 9 y media. Reto conseguido. Nest. A todo esto, he terminado la traducción, aunque todavía me falta revisarla y completar el análisis. Eso sí, call me the puto, como dice Marc, porque la he completado en bastante menos tiempo del que me esperaba. Tenía respeto, por eso de que llevo meses sin sentirme traductor, pero es bueno recuperar la forma poco a poco. Poco a poco.

P. D. Alcemos los vasos por Mamá Tatuada, que me dio hace tiempo consejos cojonudos de cómo preparar un bizcocho redondo, y por la presencia de fruta en dichas preparaciones, son puro amor.

1 – Separamos las yemas de las claras y mezclamos las primeras con el azúcar hasta que adquieran una textura sedosa. Agregamos el yogur y el aceite, y lo integramos todo bien.

2 – Machacamos en el mortero las semillas de cardamomo y el anís, y lo agregamos a la mezcla de las yemas.

3 – Encendemos el horno con calor abajo a 180 ºC.

4 – Tamizamos la harina y la levadura química y las incorporamos a la mezcla de las yemas.

5 – Agregamos una pizca de sal a las claras y las montamos a punto de nieve. Lo incorporamos a la mezcla de las yemas con movimientos envolventes delicados.

6 – En mi caso, he usado un molde redondo de 26 centímetros de esos que te ponen a huevo desmoldar el pastel en cuestión. He aprovechado para poner un poco de papel vegetal en la base y así facilitarlo todavía más, además de untar las paredes con aceite y harina. No obstante, si no tenéis uno de estos por casa, basta con engrasar y enharinar ligeramente cualquier molde apto para el horno.

7 – Volcamos la masa en el molde, colocamos los trozos de pera (obviamente, pelada, descorazonada y cortada en tiras) y lo metemos en el horno, muy cerca de la parte superior (a unos 10 cm como máximo). Bajamos la temperatura a 170 ºC.

8 – Si pasados 20 minutos se tuesta demasiado, podemos poner un trozo de papel de aluminio por encima. En total, a mí me ha llevado 40 minutos en el horno, pero el tiempo es orientativo. Para comprobar si ya está hecho, se pincha con un cuchillo en el centro. Si sale limpio, we’re good to go.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top