Cooking D.I.Y.
28 de diciembre de 2012

Ingredientes

— 2 vasitos y medio de harina

— 1/2 vasito de cacao en polvo

— 1 yogur (125 gramos)

— 1 vasito y 1/2 de azúcar

— 3 huevos

— 1 vasito de mantequilla en pomada

— 1 bolsita de levadura (o impulsor) químico

— 3 cucharadas grandes de piel de naranja bien picada

— 40 g de chocolate negro de un 50% de pureza

 

Bizcocho de naranja y chocolate

Sé que Mamá Tatuada me va a dar un buen tirón de orejas, pero no he podido seguir sus excelentes consejos con esta receta, que lleva hecha ya un mes. Un día, prometo que haré un bizcocho a su manera y pondré por aquí el resultado, pero no hoy. Hoy vengo a hablar de chocolate y naranjas, de coches alquilados para recorrer el sur de Francia, de dormir en sacos de dormir —valga la redundancia— y de pasar frío en un coche pequeño. Vengo a hablarles de cadenas para el hielo de las carreteras de los Pirineos, de las Landas, de guantes para el frío y de latas de conservas. Por supuesto, vengo a pedirles perdón por no estar presente la semana que viene y, de paso, darles envidia por pasar Fin de Año on the road con Adrià. Espero que no me guarden demasiado rencor por ello.

1 – Precalentamos el horno arriba y abajo a 190º C.

2 – Tamizamos la harina y el cacao en polvo.

3 – Separamos las claras de las yemas y mezclamos las segundas con el azúcar hasta que su color pase de amarillo a blanco. Agregamos la mantequilla, el yogur, la levadura y la harina, y removemos bien hasta obtener una masa homogénea. Llegados a este punto, incorporamos el chocolate y la cáscara de naranja picados.

4 – Añadimos una pizca de sal a las claras y las montamos a punto de nieve. A continuación, las agregamos a la masa hecha anteriormente y las mezclamos con movimientos envolventes suaves de arriba abajo.

5 – Untamos un molde apto para horno con mantequilla y espolvoreamos un poco de harina en él. Añadimos la masa y lo introducimos en el electrodoméstico más caro de la casa, con permiso de los radiadores eléctricos.

6 – Pasados unos 30 minutos, ya debería estar dorado por arriba, así que tapamos dicha parte con un poco de papel de plata y lo dejamos hacerse otros 15 o 20 minutos. Para comprobar si está listo, pinchamos con un cuchillo y, si este sale limpio, ¡PUM!

7 – Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Después, ya estamos listos para merendar.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top