Cooking D.I.Y.
03 de marzo de 2014

Ingredientes

(Para 3):

— 1 mango maduro de unos 500 g

— 2 aguacates pequeños o uno mediano

— 400 ml de leche

— 1 cucharada pequeña de piel de limón rallada

— 2 cucharadas grandes de azúcar moreno

 

Batido de mango y aguacate

Miro casi con pereza el recuadro que WordPress me proporciona tan misericordiosamente para soltar, tres veces por semana, trescientas y pico palabras cargadas de altísimas dosis de bilis, euforia, cabreo, desesperación, soledad, alegría, noches de insomnio, hiperactividad, cabezazos contra la mesa o frustración, en las que contar que las bicicletas y yo nunca hemos hecho buenas migas, mi miedo —no tan— irracional hacia los perros, las cervezas que caen mientras preparamos la comida en casa o la enésima fórmula infalible para salvar el mundo. Miro casi con pereza el recuadro, decía, pues no suele costarme rellenarlo tanto como en estos momentos. Las cifras simbólicas —cuatrocientas cincuenta entradas y subiendo, tú— son, muchas veces, un lastre más que un impulso, ya que da la impresión de que ese día hay que cumplir con un protocolo que incluye vajilla de lujo, champán, alfombra roja y mejillones en escabeche del tamaño de dátiles de El Cairo. Hoy no.

1 – Colocamos la punta del mango bocabajo y realizamos desde arriba un corte a lo largo con la hoja del cuchillo paralela al hueso del mango. Con ayuda de una cuchara, recuperamos toda la pulpa y la pasamos a un vaso de batidora. Además, usamos un cuchillo para aprovechar la que queda pegada al hueso.

2 – Cortamos el aguacate por la parte más larga, giramos ambas mitades en sentido contrario y las separamos. Usamos una cuchara para sacar la pulpa y la metemos en el mismo vaso en el que está el mango.

3 – Añadimos la leche, el azúcar y la piel de limón rallada. Trituramos bien con la batidora hasta que el resultado sea homogéneo, probamos y ajustamos el espesor con un poco más de leche si es necesario.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top