Cooking D.I.Y.
11 de abril de 2012

Ingredientes

(Para 5):
500 g de bacalao desalado, cortado en trozos
800 g de tomate triturado
Aceite de oliva
2 cucharadas pequeñas de sal
3 cucharadas grandes de azúcar moreno

Para las patatas fritas no fritas:
4 patatas
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Bacalao con tomate y patatas fritas no fritas

Hay algo mágico en el bacalao con tomate. No sé si es el toquecillo salado que adquiere el tomate, el sabor del rebozado o el hecho de que en casa solo lo comemos una o dos veces al año, pero lo cierto es que es uno de mis platos favoritos. No requiere un gran trabajo, aunque sí que se tarda en prepararlo, ya que hay que desalar el bacalao con antelación, a menos que lo compréis ya desalado. Como no era mi caso, hubo que pringar. Eso sí, puedo prometer (y prometo, para darle más validez legal al asunto) que el resultado sorprenderá, ya que es un plato muy rico. Mi versión no va más allá de la que se ha hecho siempre en casa, que supongo que será más o menos la misma que hace mucha gente. A mí me gusta tanto que no he querido modificarla más allá de añadirle unas patatas fritas no fritas para acompañar, sacadas de Jamie’s Dinners.

1 – 48 horas antes de hacer el plato, ponemos los trozos de bacalao en abundante agua y lo metemos a la nevera. Cambiaremos el agua 3 o 4 veces durante ese tiempo. Cuando estemos listos para prepararlo, escurrimos los trozos de bacalao y los secamos bien con un poco de papel de cocina, los pasamos por harina para rebozar y los freímos en una cacerola de superficie pequeña con un dedo de aceite (para gastar menos). A medida que vayan dorándose, los retiramos a un plato con papel de cocina y los reservamos.

2 – Si habéis usado aceite de oliva, podéis colar más o menos la mitad y usarlo para el resto del guiso. Así pues, ponemos el aceite en una cacerola amplia y, cuando esté caliente, volcamos el tomate triturado, esperamos a que suba el hervor y lo dejamos a fuego medio-bajo durante unos 50 minutos. Corregimos de sal y azúcar e incorporamos los trozos de bacalao.

3 – Limpiamos bien las patatas y las cortamos por la mitad a lo largo. Después, cortamos cada mitad por la mitad y, a su vez, cada mitad de nuevo por la mitad. Deberíamos tener 8 gajos por patata, que coceremos en abundante agua hirviendo con sal durante 10 minutos a fuego medio-fuerte (que no hierva a borbotones porque se rompen las patatas). Las pinchamos y, tras comprobar que están blandas, las escurrimos bien y las pasamos a una sartén, en la que habremos sofrito en un chorrito de aceite de oliva los dientes de ajo golpeados. Las dejamos dorarse durante unos 5 minutos y ya estamos listos para servir el bacalao acompañado de las patatas.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top