Cooking D.I.Y.
20 de enero de 2014

Ingredientes

(Para 4):

— 800 g de lomos de bacalao desalados

— 4 huevos

— 600 g de patata nueva

— 60 g de panceta curada en cubos

— 2 cebollas

— 1 pimiento verde italiano

— 1 pimiento rojo

— 2 dientes de ajo

— 600 g de tomate triturado

— 1 cucharada pequeña de pimentón dulce

— 100 ml de vino blanco

— Aceite de oliva virgen extra

— Sal y pimienta

 

Bacalao con tomate y huevo frito

Crónicas pastafaris

16/01/2014 a las 21:42 de la noche: los cuatro habitantes del piso —a saber, Hèctor, Juanma, Alberto et moi— acordamos que uno de los dos días del fin de semana estará dedicado al pastafarismo. La celebración consistirá en un plato de pasta dividido entre los cuatro como homenaje a la deidad de esta religión. Hèctor, escéptico, nos pide compromiso, pues no quiere que la iniciativa sea producto de la euforia del momento.

19/01/2014 a las 14:35 de la tarde: No hay rastro de Alberto y Juanma. La noche anterior salieron y, por lo que me ha contado el móvil, se fueron a dormir, como mínimo, a las ocho de la mañana. Llevan solo seis horas de sueño. Criaturitas. No pasa nada, he decidido romper de manera unilateral mi compromiso pastafari y servir bacalao con tomate, ya que anoche cenamos penne. Frío el primer huevo en una reductora de metal y se pega al fondo. Mierda.

19/01/2014 a las 20:12 de la noche: Alberto y Juanma están recalentando los restos del bacalao con tomate y las patatas cocidas en el microondas. Hèctor ha soltado una bomba: quiere pizza casera.

19/01/2014 a las 22:54 de la noche: Acabamos el último bocado de una cena que ha consistido en dos platos de bacalao con tomate y patatas cocidas, dos pizzas —una con ensalada por encima— y un helado. Antes, mientras recogíamos la cocina, hemos matado el gusano con queso en abundancia —hasta que a alguien se le ha encendido la bombilla y ha decidido reservarlo para las pizzas— y algún que otro trozo de la panceta de Alberto, quien resume a la perfección el sentir general en una frase: «en esta casa siempre es Navidad».

1 – Calentamos a fuego medio una cazuela más amplia que alta y sofreímos en un chorrito de aceite de oliva virgen extra los ajos, la panceta la cebolla y los dos pimientos picados. Salpimentamos ligeramente, añadimos un poco de agua para ayudar a crear vapor, tapamos la cazuela y lo dejamos rehogarse suavemente durante un mínimo de 20 minutos. Es importante volver de vez en cuando a revisar que no se ha pegado y agregar un poco de agua para generar más vapor.

2 – Pasado ese tiempo, agregamos un poco más de aceite de oliva y, cuando haya cogido temperatura, agregamos el pimentón. Lo dejamos sofreírse unos cuantos segundos en el aceite antes de removerlo e integrarlo con el resto de ingredientes. Mojamos con el vino blanco y, una vez se haya evaporado el alcohol, agregamos el tomate triturado. Dejamos cocer media hora a fuego medio-bajo.

3 – Probamos el bacalao para asegurarnos de que el punto de sazón es el correcto y los agregamos a la cazuela con la piel hacia abajo. Tapamos y, tras unos cinco minutos, apagamos el fuego. Servimos acompañado de un huevo frito y patatas nuevas al vapor.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top