Cooking D.I.Y.
04 de enero de 2012

Ingredientes

(Para 4):
800 g de tomate triturado
300 g de de pimientos asados en tiras con su jugo 
3 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharada pequeña de comino
1 diente de ajo
1 cucharada soperas de sal gorda
3 cucharadas soperas de azúcar

 

Asadilla para Adrià

Tenía unas ganas tremendas de volver por estos lares. Estamos de estreno porque Adrià, genio y figura donde los haya, lleva unos cuantos meses dejándose las pupilas para poder darle un aspecto más que decente al blog. Sé que nunca podré agradecerle lo suficiente todo lo que ha hecho por mí, pero también soy consciente de que es un adicto a la asadilla —al igual que mi hermano Daniel—, por lo que he decidido ponerme las pilas y prepararle una buena olla.

Esta receta ha estado en mi familia desde que tengo uso de razón. Según mi madre —y no seré yo quien la contradiga—, es un plato que le gusta a todo el mundo. Para comerla, hay que dejarse de cursiladas de cubiertos y empuñar la barra de pan. A mí también me gusta mucho acompañada de tortilla de patatas. Siendo honrado, esta es la versión floja, ya que, en teoría, habría que asar los pimientos en el horno y hacer una salsa de tomate a fuego lento. No obstante, el tiempo es oro, por lo que muchas veces es más práctico optar con una versión menos rústica. Eso sí, está de muerte, muchachada.

1 – En una olla profunda puesta a fuego medio-alto, calentamos el tomate triturado hasta que empiece a burbujear. En ese momento, bajamos el fuego a medio-bajo y lo dejamos hacerse por espacio de una hora. Hay que removerlo a menudo y estar atentos para que no se encabrite y lo deje todo perdido.

2 – Mientras el tomate cuece, cortamos los pimientos y los cocemos en una cacerola a fuego medio junto con su caldo hasta que este se consuma. En ese momento, los añadimos al tomate.

3 – Trabajamos en un mortero los dos dientes de ajo junto con un poco de sal gorda —para que no resbalen— y el comino. Recomiendo empezar con menos comino del que os he indicado en los ingredientes y corregir posteriormente.

4 – Ya con el fuego apagado, incorporamos el majado a la olla junto con el aceite de oliva virgen extra y removemos bien para que se integren todos los elementos. Corregimos de sal, comino y azúcar si es necesario. Esperamos a que se enfríe y nos ponemos cerdos a mojar pan.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top