Cooking D.I.Y.
10 de febrero de 2012

Ingredientes

(Para 4):
1 cuarto trasero de gallina o de pollo, troceado
4 trozos de costilla de cerdo salada
1 morcilla pequeña
1 pimiento choricero
1 tomate pequeño
1 cebolla
200 g de champiñones y setas variados
1 diente de ajo
1 rama de tomillo
1 taza de arroz tipo bomba
2 tazas y media de caldo de pollo o agua
Aceite de oliva
Sal

Arroz de montaña urbanita, II

Hacía meses que quería hacer un arroz en condiciones, pero han sido varias las cosas que me lo han impedido. Ya no, ya lo he hecho y estoy muy contento. La verdad es que se hace rapidísimo (yo no tardé más de una hora en total, lo cual es un epic win en toda regla, teniendo en cuenta que estamos hablando de un arroz y toda su parafernalia) y queda bastante bien. Además, tuve la suerte de que el fondo quedara con socarrat, así que estoy el doble de contento por ello. Respecto a los champiñones, encontré en el súper una bolsa que vende una variedad de setas y champiñones congelados. La verdad es que están bastante buenos, pero podéis usar frescos o, incluso, prescindir de ellos. Además, en esta receta no he rehidratado el pimiento choricero, sino que simplemente lo he añadido seco para que suelte sabor al añadir el caldo.

1 – En una cacerola o sartén amplia y alta (antiadherente, a ser posible), doramos bien los trozos de gallina junto con un diente de ajo golpeado. Cuando estén casi dorados por todas partes, agregamos los trozos de costilla, que habremos lavado bajo el grifo para eliminar el exceso de sal exterior. Cuando todo haya cogido color, lo retiramos y lo reservamos, y en la misma sartén sofreímos la cebolla.

2 – Cuando la cebolla esté blanda y dorada, agregamos los champiñones y los dejamos hacerse bien, hasta que pierdan el agua y esta se haya evaporado. Después, es el momento de añadir el tomillo, el pimiento choricero (sin rehidratar) y el tomate cortado en trozos pequeños. De nuevo, dejamos que se evapore el agua y que todo se sofría bien.

3 – Agregamos el arroz y lo sofreímos alrededor de un minuto. Añadimos el caldo (es importante que esté caliente), subimos el fuego al máximo, añadimos la morcilla y reincorporamos la carne de gallina y las costillas. Este es el momento de probar la sal, ya que es conveniente que el guiso esté un poco pasado de sal para vuestro gusto. Lo dejamos hervir a fuego fuerte 10 minutos y a fuego medio el resto del tiempo. A mí me ha llevado 25 minutos.

4 – Al apagar el fuego, añadimos un chorrito de aceite de oliva por encima, para que así el arroz que está en el fondo se caramelice y se haga el socarrat (Quique Dacosta dixit). Tapamos con un paño y dejamos reposar unos 4 o 5 minutos. Después, ya podemos servir.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top