Cooking D.I.Y.
24 de marzo de 2012

Ingredientes

(Para 8):
10 cucharadas grandes de arroz tipo bomba
1320 ml de leche
8 cucharadas grandes de azúcar moreno
Piel de media naranja
Piel de medio limón
1/2 rama de canela

Para la lámina de chocolate:
70 g de cobertura de chocolate
20 g de avellanas machacadas

Arroz con leche

Tengo un pequeño trauma con el arroz con leche que nunca he podido superar. Creo que me pasa como con el conejo. No obstante, una vez que empiezas a aplicar un poco de lógica, te vas dando cuenta de que estos traumas no son tan difíciles de superar como puede parecer a simple vista. Parémonos un momento a pensar. ¿Qué es el arroz con leche? Un postre lácteo que se elabora a partir de arroz y leche infusionada. ¿Con qué se infusiona la leche? Generalmente, con azúcar, canela, piel de naranja y piel de limón. ¡Para! ¿Esa leche infusionada no era también la base de torrijas, porridges y leches merengadas que tanto te gustan? Ahí lo tenéis. La lógica puede con algunos caprichos gastronómicos que están arraigados en nuestro paladar de forma irracional. A veces, basta con pararse a pensar un par de minutos para encontrar una solución para un “problema” que llevaba años acechando. En fin, vamos al lío, que me enrollo.

1 – Mojamos ligeramente con agua una olla grande para que no se pegue la leche, que infusionaremos a fuego medio con la canela y las cáscaras de limón y naranja durante unos 10 minutos. Subimos el calor para que levante el hervor, añadimos el arroz y lo volvemos a bajar a medio. Ahora, tenemos que estar media hora sin parar de remover ya que, de otra manera, existe el riesgo de que el arroz se pegue. Una vez que se haya cumplido el tiempo, añadimos el azúcar, removemos para que se integre bien y retiramos la olla del calor. Dejamos reposar alrededor de dos horas.

2 – Derretimos el chocolate en el microondas (potencia mínima y sin parar de abrir y remover con una cuchara, mucho ojo con que no se os queme el chocolate porque se arruina entero) y lo mezclamos con las avellanas machacadas. Lo extendemos sobre una lámina de papel vegetal hasta que quede una placa lo más fina posible y lo dejamos enfriar hasta que solidifique.

3 – La idea sería hacer una especie de tarta comtessa (más viejuno, si eso). Ponemos una capa de arroz con leche, colocamos la lámina de chocolate por encima (no os preocupéis si el tamaño no es perfecto, yo he tenido que trocear la mía) y terminamos por poner otra capa de arroz con leche. Si tenéis la suerte de tener un soplete de cocina o similar, podéis tostarle un poco de azúcar moreno por encima y os marcáis todo un detalle chic.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top