Cooking D.I.Y.
21 de abril de 2014

Ingredientes

(Para 6):

— 1.5 kg de patatas

— 1/2 cebolla dulce

— 1 pimiento verde

— 3 latas de melva en aceite de oliva

— 250 g de aceitunas negras

— Sal

— Vinagre de Jerez

— Aceite de oliva virgen extra

 

 

Aliñito de papas

Hete aquí que un día salgo a correr con Hèctor y noto un dolor en la cadera. Hete aquí que voy al fisioterapeuta, quien me dice que tengo dos huesos bloqueados desde hace años y se vale de la acupuntura para arreglarlo. Hete aquí que me mareo porque las agujas me causan mucha impresión. Hete aquí que me doy cuenta de que me voy haciendo mayor, a pesar de tener solo veinticinco. Lenta, aunque inexorablemente, como decía un profesor. Hete aquí que otro día, cosa de un mes después, salimos Alberto, Juanma y yo a dar una vuelta, ellos en longboard y yo con la bici de Hèctor. Hete aquí que acabamos al lado del mar, en plena noche, alternando cervezas con patatas fritas y un momento de catarsis que dura lo mismo que tardamos en vaciar las latas. Hete aquí que al volver a casa le pido a Juanma su longboard para hacer un poco el imbécil por la acera. Hete aquí que no soy tan torpe como creía, mantengo el equilibrio y hasta le pillo el gusto. Hete aquí que, dos días después, me voy a pasear en longboard por primera vez. Hete aquí que acabamos de nuevo al lado del mar, esta vez sin birras ni patatas fritas, pero con el atardecer de fondo, la frente llena de sudor, la boca seca y una sonrisa de oreja a oreja. Hete aquí que supero un miedo irracional de toda la vida sin apenas tener tiempo para darme cuenta. Feel the velvet.

P. D. Hete aquí —y tócate los cojones— que me despierto al día siguiente como un niño en Navidad, ansioso por salir a la calle a darlo todo, abro la persiana con los ojos medio entornados y veo que está lloviendo descontroladamente.

1 – Lavamos bien las patatas para retirar cualquier rastro de tierra, las metemos en una olla, las cubrimos con agua, añadimos un puñado generoso de sal, un casco de cebolla, rabos de perejil, granos de pimienta y cualquier aromático que nos venga en gana. Ponemos la olla al fuego, la tapamos y, cuando rompa a hervir, bajamos el fuego para que la cocción no sea demasiado violenta. Una vez que las patatas estén listas —este tiempo puede ir de 20 a 35-40 minutos—, es decir, cuando las pinchemos con un palillo y este salga sin problemas, las escurrimos y las dejamos reposar en la misma olla tapadas durante media hora.

2 – Pelamos las patatas con cuidado de no quemarnos y las cortamos en trozos más o menos comestibles, que pasamos a un bol junto con la cebolla y el pimiento picados, las aceitunas y la melva escurrida. Aliñamos generosamente con aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez y sal. Metemos en la nevera y dejamos reposar un mínimo de dos horas.

3 – Cuando haya pasado ese tiempo, sacamos el bol de la nevera, probamos y rectificamos los puntos de aceite, vinagre o sal si es necesario. Servimos. 

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top