Cooking D.I.Y.
11 de septiembre de 2013

Ingredientes

(Para 4 relaxing cups of café con leche):

— 800 ml de leche

— Café molido para cafetera italiana

— Agua

— Azúcar (opcional)

 

A relaxing cup of café con leche

Lo peor de todo no es —opinión personal aparte— haber perdido la posibilidad de que la capital de nuestro ilustre país fuera la sede olímpica en 2020. Lo peor es haber descubierto, tras el golpe sobre la mesa de Ana Botella con su güeik ap! de rigor, que el efecto del café —con leche— es, al contrario de lo que la mayoría de la jiúmancaind creía, rilácsing. Se acabó el escudarse las mañanas de los lunes en ese chollo tan explotado y extendido de “yo es que no soy persona hasta que no me tomo un café”. ¿Qué haremos —haréis, en realidad, porque yo soy más de té. ¡JA!— a partir de ahora? ¿Qué pondremos —ídem— en los termos? ¿Será esa la causa de nuestra incapacidad para salir de la crisis? Onli Ana nous.

1 – Echamos agua en el depósito hasta llegar a la válvula de seguridad.

2 – Llenamos el filtro con café y lo aplastamos bien con una cuchara para compactarlo lo máximo posible.

3 – Colocamos encima del depósito y enroscamos el otro depósito. Ponemos la cafetera a fuego medio-alto hasta que empiece salir café y hacer ruido. En ese momento, apagamos el fuego para que no se encabrite y lo ponga todo perdido.

4 – Calentamos la leche.

5 – Servimos en una taza 2 dedos de café y completamos con leche. La adición o no de azúcar va a gusto del consumidor. Dats ol, fouks.

Últimos comentarios

  • No hay tweets

Contactar

Top